compartir en:

Luego de la ciudad de Chicago interpusiera una demanda en contra del gobierno, el fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, afirmó que esto no ayudará, ya que seguirá reteniendo los fondos hasta que deje de ser una "ciudad santuario" 

Ciudades santuario quedarán desprotegidas

Cabe destacar que el Departamento de Justicia considera ciudades “santuario” a todas las que se niegan a ayudar a las autoridades federales con información para deportar a todos los migrantes indocumentados que hayan cometido algún crimen. 

“El dinero de los contribuyentes federales no ayudará a una ciudad que se niega a ayudar a sus propios ciudadanos”, aseguró Sessions por medio de un comunicado. 

Además dijo que Chicago optó "con orgullo" por  “obstruir el sistema legal de inmigración” a unos “niveles sin par” y aseguró que "han mostrado hostilidad” para cumplir con las leyes y reducir el crimen. 

“Asombra dado el aumento sin precedentes del crimen en Chicago, con el número de asesinatos en 2016 superando al de Nueva York y Los Ángeles juntos. Los líderes de la ciudad no pueden seguir unas leyes e ignorar otras y esperar que esta horrible situación mejore”, mencionó Sessions.

“Es simple: Cumplir con la ley o renunciar a los dólares de los contribuyentes”, concluyó.

Este lunes, Chicago demando al gobierno por retener r 3.2 millones de dólares destinados a equipar a sus policías.