compartir en:

El partido correspondiente a la Ligue 1 de Francia, entre Bastia y el Olympique Lyon, fue suspendido luego de que varios aficionados del equipo local invadieron el campo de juego para agredir a los jugadores del conjunto visitante.

Durante el calentamiento del Lyon, los ultras ingresaron a la cancha por atrás de una de las porterías y entre diez aficionados acorralaron al guardameta Mathieu Gorgelin.

Uno de sus compañeros, Memphis Depay, intentó defenderlo, pero recibió también golpes. Los jugadores del Lyon tuvieron que abandonar el terreno mientras los ultras les pateaban balones.

El partido se puso en marcha con media hora de retraso, pero al descanso, los visitantes otra vez fueron agredidos y se negaron definitivamente a jugar.

La liga francesa informó que el partido fue suspendido al no poder garantizar la seguridad para ambos equipos y aficionados.

Los jugadores del Lyon se refugiaron durante varios minutos en los vestidores por orden de la autoridades de seguridad. Una hora después abandonaron el estadio, pero su autobús recibió impactos de varios objetos.