compartir en:

Este lunes una corte de apelaciones escuchó los argumentos sobre la propuesta que busca restaurar la polémica prohibición de la administración del presidente Donald Trump que impide viajar a inmigrantes musulmanes a Estados Unidos.

Durante más de una hora, tres jueces de la Novena Corte de Apelaciones en Seattle escucharon argumentos y se mostraron prevenidos de la afirmación de que la prohibición no estaba dirigida a los musulmanes.

Esta revisión está basada en la demanda presentada en marzo por el estado de Hawaii en contra del presidente Donald Trump, que fue respaldada por 16 estados y que lograron que un juez de la corte de Hawaii suspendiera la aplicación de la medida a nivel nacional.

En la audiencia Jeffrey Wall, defensor de la prohibición de viajar, expresó al panel que "con el tiempo, el presidente aclaró que de lo que estaba hablando era de grupos terroristas islámicos y los países que patrocinan o los albergue".

También argumentó que la orden ejecutiva que suspende los viajes de seis naciones musulmanas mayoritarias no dice nada acerca de la religión. "Esta orden está dirigida a extranjeros que no tienen derechos constitucionales", explicó.

Neal Katyal, que representó a Hawaii, se burló de esa discusión y dijo que Trump había hablado repetidamente de una prohibición musulmana durante la campaña presidencial y después. "Este es un patrón repetido del presidente".

Decenas de defensores de los refugiados y los inmigrantes se reunieron afuera del palacio de justicia federal en Seattle, portando leyendas como "No Ban, No Wall".

El tribunal sopeso la apelación de Trump de una decisión que en marzo puso en suspenso a su orden ejecutiva prohibiendo la entrada de Estados Unidos o visas a ciudadanos de Irán, Siria, Sudán, Libia, Somalia y Yemen durante 90 días y bloqueando a todos los refugiados por 120 días.

El Noveno Circuito bloqueó la primera prohibición de Trump, y ahora un grupo diferente de jueces en el panel sopeso una versión revisada.

Asimismo, el Departamento de Justicia argumenta que el orden ejecutivo está dentro del poder del presidente, y que los tribunales inferiores han estado equivocados al cuestionarlo en un asunto de seguridad nacional.