compartir en:

Un iceberg gigante se desprende en la Antártida. Un bloque de hielo de casi seis mil kilómetros cuadrados de la Plataforma Larsen C en la Antártida se desprendió y podría crear uno de los icebergs de mayores dimensiones conocidos en los últimos decenios.

De acuerdo con imágenes de un satélite estadunidense, la ruptura se concretó como era esperado por los especialistas desde 2014, cuando ya presentaba fisuras, y habían seguido el desarrollo durante más de una década.

Corrientes y vientos podrían eventualmente empujar el bloque de hielo al norte de la Antártida, donde podría convertirse en un peligro para el transporte marítimo.

Un sensor infrarrojo del satélite Aqua de la agencia espacial estadunidense divisó agua en la fisura del iceberg este miércoles.

Expertos del proyecto Midas, grupo de investigación británico que estudia a Larsen C, el desprendimiento se produjo entre el lunes y miércoles, cuando cinco mil 800 kilómetros cuadrados de hielo se separaron de la plataforma.

"La brecha fue apenas visible en estos datos, pero es tan clara ahora que pudo haberlo abierto considerablemente en toda su longitud", explicó el profesor Adrian Luckman, cuyo Proyecto Midas en la Universidad de Swansea ha seguido la evolución de bloque.

La partición, sin embargo, no afectará al nivel del mar global porque el hielo que se ha desprendido ya estaba a flote en el océano, aunque algunos científicos temen que podría acelerar la desestabilización de la plataforma de hielo.

El sistema europeo de radar por satélite Sentinel-1 también debería haber adquirido imágenes en las últimas horas para confirmar el quiebre. Sentinel puede detectar cualquier cambio en el movimiento del bloque gigante.

El iceberg es uno de los más grandes que se tenga registro y su progreso en el futuro es difícil de predecir. Puede mantenerse en una pieza, pero es posible que se rompa en fragmentos", declaró el profesor Adrian Luckman, investigador líder del grupo.

Según la Agencia Espacial Europea (ESA) y el científico de la Universidad de Edimburgo Noel Gourmelen, el iceberg será uno de los más grandes de la Antártida: tendrá 190 metros de espesor, mil 155 kilómetros cúbicos de hielo y podría rellenar 462 millones de piscinas olímpicas.