compartir en:

 

Por: Zaira Cortés

Fotografías: Oficina de Prensa del Gobernador Andrew M. Cuomo.

NUEVA YORK – El estado de Nueva York es el primero en el país en ofrecer estudios universitarios gratis a los estudiantes de familias de clase media que ganan $125,000 al año, luego de que la Asamblea y el Senado aprobaran el fin de semana un plan elaborado por el gobernador Andrew M. Cuomo.

El plan de becas, incluido en el presupuesto para el año fiscal 2017-2018, permitirá a los estudiantes de clase media asistir de manera gratuita a las universidades públicas del estado, SUNY y CUNY; sin embargo, algunas organizaciones de base cuestionaron que el programa excluya a indocumentados.

“El gobernador tomó la decisión, de forma consciente, de excluir a miles de jóvenes indocumentados neoyorquinos de su programa de becas Excelsior Scholarship (…)”, dijo la organización New York Immigration Coalition (NYIC), en un comunicado de prensa. “Su decisión es desconcertante y revela la mentira acerca del apoyo que el gobernador profesó para el DREAM Act estatal. Un plan de asequibilidad universitaria que deja fuera a los estudiantes indocumentados sólo ensanchará la brecha de oportunidades y paralizará la economía de Nueva York”.

De acuerdo con estimaciones del grupo CUNY Dreamers, actualmente unos 6,000 estudiantes indocumentados están matriculados en el sistema CUNY. En promedio, los estudios de licenciatura en las universidades públicas del estado cuestan entre $6330 a $6470 y de $4350 a $4800 para un diplomado por semestre.

Pero el gobernador Cuomo celebró la aprobación del programa de becas “Excelsior Scholarship”, tras anunciarlo en enero en compañía del senador federal por Vermont y excandidato presidencial demócrata Bernie Sanders, un partidario y defensor de la educación gratuita.

“Al proporcionar estudios universitarios libres de costo a miles de neoyorquinos de clase media, estamos restaurando la promesa del sueño americano para las futuras generaciones (…)”, dijo el mandatario en un comunicado de prensa. “Estoy orgulloso de firmar esta legislación, que será la primera en la nación que hará a la universidad accesible, fortalecerá a la clase media y construirá un futuro mejor para todos los neoyorquinos”.

"Para que los Estados Unidos tengan éxito en una economía global altamente competitiva, necesitamos que nuestra mano de obra sea la mejor educada del mundo (…) En otras palabras, debemos hacer que las universidades públicas sean gratuitas para la clase media y las familias trabajadoras de nuestro país”, dijo Sanders cuando Cuomo hizo el anuncio.

De júbilo a decepción

El júbilo inicial que imperó entre algunos estudiantes pronto se convirtió en decepción. La mexicana Elizabeth Sánchez, una estudiante indocumentada de ciencias políticas y residente de Brooklyn, dijo que, al igual que ella, muchos de sus compañeros quedan fuera del espectro de beneficiados.

El programa tiene como requisito que los estudiantes sigan carreras de dos o cuatro años en SUNY o en CUNY a tiempo completo, lo que deja fuera a los estudiantes de tiempo parcial.

“Los estudiantes indocumentados somos el grupo con menos posibilidades económicas y de educación”, dijo Sánchez, de 21 años, en una entrevista telefónica. “Nosotros también somos el futuro, también tenemos sueños. Es frustrante ver cómo mis padres luchan cada día por pagar la renta y las cuentas del mes. Todos en casa trabajamos, pero es como si todo ese esfuerzo no sirviera de nada cuando las decisiones se toman en Albany”.

Según estimaciones de la organización New York State Youth Leadership Council, de los cerca de 4,500 estudiantes indocumentados en el estado que se gradúan cada año de la escuela superior, únicamente entre el 5 y el 10% se matriculan en las universidades, debido a la deuda económica que eso implica para sus familias.

“El ingreso de mis padres no llega a los $60,000 al año. Esa es mi realidad y la de muchos de mis compañeros. Si no tienes el dinero, no vas a la universidad. Si vas a la universidad, te echas en hombros una deuda de miles”, dijo Sánchez con frustración. “Cuando Sanders habla de educación gratuita, incluye a las familias trabajadoras, no sólo a la clase media. Albany prestó oídos sordos a esa parte de su pensamiento”.

Actualmente, la deuda estudiantil nacional asciende a $1,2 billones, la segunda deuda de consumo más grande del país.

Cuomo sostiene que la iniciativa será un éxito

Pero la oficina del gobernador defiende el plan, argumentando que, actualmente, el 80% de las familias neoyorquinas ganan $125, 000 o menos al año, lo que amplía el espectro de beneficiados.

La oficina del mandatario dijo que alrededor de 940,000 familias, con un joven en edad de ir a la universidad, reúnen los requisitos para recibir los beneficios del programa.

La propuesta de Cuomo se implementará de forma gradual en los próximos tres años. Según su oficina, la primera fase comenzaría en el otoño de 2017 con los neoyorquinos con ingresos de hasta $ 100,000 anuales, incrementándose a $110,000 en 2018 y alcanzando $ 125,000 en 2019.

“El éxito de esta iniciativa se deberá a que funcionará en conjunto con los generosos programas de ayuda del Estado de Nueva York ya existentes. Actualmente, el Programa de Asistencia Educativa (TAP, por sus siglas en inglés) aporta cerca de $1000 millones en subsidios para estudiantes universitarios”, dijo la oficina del mandatario en un comunicado. “Nueva York es uno de los dos únicos estados que ofrece este tipo de beneficio. Los estudiantes que reúnan los requisitos para recibir los beneficios del programa podrán seguir recibiendo los beneficios del TAP y cualquier otro subsidio federal pertinente. Otros fondos estatales podrán cubrir los gastos restantes de formación universitaria de los estudiantes que reúnan los requisitos para acceder a la beca Excelsior, ya sea que ya la tengan o no”.

El Senado estatal aprobó el domingo un presupuesto de $153 mil millones de dólares, incluido el plan de becas de Cuomo, que costará unos $163 millones.

El estado de Nueva York cuenta con 443,000 estudiantes matriculados en las universidades públicas, la cifra más grande en el país.

 

¿Cuáles son los requisitos?

1- Además de cumplir con los ingresos, los estudiantes tienen que matricularse en cursos completos y obtener buenas notas para conservar el beneficio.

2-Cursar al menos 30 créditos al año, que pueden incluir clases de verano o invierno.

3-Vivir y trabajar en el estado de Nueva York durante el tiempo que reciban el beneficio.

4- Aunque las carreras deben ser de dos a cuatro años, el beneficia se extiende hasta cinco años sólo si la carrera lo requiere.