compartir en:

La extraordinaria riqueza natural y cultural mexicana, es apreciada y querida no sólo por los mexicanos, sino por el resto del mundo.

Tras los desastres naturales que lastimaron severamente a México el mes pasado, 600 construcciones, desde iglesias coloniales hasta sitios arqueológicos y edificios modernistas, se vieron afectados de una u otra manera por los sismos y necesitan de nuestra inmediata atención como país, como sociedad y también de la comunidad internacional.

Un ejemplo es el Convento de San Juan Bautista en Cuauhtinchan, Patrimonio Cultural de Puebla; construido entre 1528 y 1554, es paradigma de la influencia de los franciscanos en la región tras la conquista de México; su interior, obra del pintor Nicolás Tejeda de Guzmán y del escultor Pedro de Brizuela, es famoso por su tamaño, antigüedad, y gran de importancia artística.

Con agrado les comparto que el Fondo Mundial para los Monumentos (WMF por sus siglas en inglés), con sede en Nueva York, anunció esta semana que incluirá en su selección para el 2018 a México dentro de los 25 países cuya infraestructura cultural se encuentra en riesgo #WorldMonumentsWatch, por lo que destinará recursos materiales, financieros y humanos a la restauración de diversos sitios dañados en nuestro país, en estrecha colaboración con instituciones del gobierno mexicano como el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

El WMF, es una organización sin fines de lucro, líder en la conservación de tesoros insustituibles del mundo; y en esta ocasión, de nuestra patria, México.

Los mexicanos debemos estar orgullosos de contar con una vasta cantidad de sitios históricos que, además de ser parte vital de nuestra herencia cultural, voltean la atención mundial de organizaciones como el Fondo Mundial para los Monumentos, quienes valoran la importancia histórica, artística y cultural de nuestro país, y están haciendo todo lo posible por ayudarnos a proteger y conservar nuestro patrimonio.

Nuestro patrimonio cultural es el lazo que nos une con nuestros antepasados, y que refuerza nuestra identidad nacional. Contribuye a nuestra diversidad y riqueza humana. Y hoy es un recordatorio más, para sentirnos orgullosamente mexicanos. Debemos preservarlo.

 

Nos leemos la próxima semana en #MXNY